Nos comentaron en la Madrid Fashion Week del año pasado que tomar unos vinachos por la zona de la avenida Galicia en Oviedo iba a ser la tendencia durante 2018. Y claro, otra cosa no, pero nosotros nos morimos por ser los trendis namber guan asturianos. Así que con nuestras mejores galas, chándal y zapatos,  allí que nos fuimos. Os podemos asegurar que no desentonábamos, al tercer vino ya estábamos más en el ajo que Sergio Ramos disfrazado de Mario Bros.

Tras beber media Rioja necesitábamos cenar algo y qué mejor que ir a ver a Pedro Martino a su restaurante Naguar. Un localaco bastante amplio y cómodo más que suficiente para cenar como ordenan los críticos gastronómicos del El País y el ABC, que saben de todo esto mogollón, además con la cocina vista para que confirmes que las cacerolas se limpian después de usarlas y te quedes tranquilo. Un poco de circo siempre se agradece.

IMG_20180112_214929

Le dimos duro a un menú degustación que arrancó con una sidra merengada que dejó  entrever desde el principio que íbamos a pasar una noche cojonuda.

IMG_20180112_220007
Sidra Merengada

A continuación una esfera de fabada escabechada. Nos sorprendió tanto el sabor como el concepto. La mejor fabada de vuestra abuela resulta que es el perfecto compañero del escabeche. ¿Qué les pasa a estos cocineros por la cabeza para lograr combinaciones tan fantásticas como esta?

IMG_20180112_220814
Esfera de fabada escabechada

Lo de las croquetas sublimes. Como para comer dos docenas y vivir felices.

Cuando le hincamos el cubierto al plato y vimos esparramarse el huevo, creímos escuchar el “We are de Champions“, alucinante mezcla con la sardina.

Las carrilleras sin ser un plato que nos sorprendiera, son carrilleras de cerdo, estaban elaborado de 10, muy tiernas y con mucho sabor. Le vamos cogiendo el tranquillo a las picadas y empezamos a entender por qué se están poniendo tan de moda entre los cocinillas modernos.

IMG_20180112_224859
Carrillera de cerdo glaseada con picada de verduras asadas y almendras encurtidas

Llegaba la hora de lo dulce, lo primero nos trajeron un vaso de chupito, de un color dorado, aplaudíamos con las orejas. Un orujazo, veréis que bien. Pues no.

  • ¿Qué es? ¿Qué es? ¿Orujo, Whisky?
  • Pues no chicos, es una infusión de hiervas silvestres asturianas.
  • ¿Pero con gotas?
  • Va a ser que no.

Después de tomarnos ese chupito sano, tocaron unos borrachinos de aldea, para terminar con unas pequeñas locuras astures (suspiros de pajares, rocas de avellana y trufa de chocolate al aguardiente de sidra l´alquitara del obispo) para acompañar los cafés.

Para acompañarlo todo un tempranillo de Rioja, Palacio de Argüelles.

Cata: Vino de color cereza cubierto con bordes violáceos. En nariz se imponen los aromas varietales, destacando la presencia de frutas rojas y regaliz. En boca es estructurado y fresco con un final muy afrutado.

Un sitio muy recomendable para conocer, con una cocina muy de nuestra tierra.

Puntuación: 7.5/10

Naguar

Av. de Galicia, 14, 33005 Oviedo

Tfno: 684 60 33 84

Anuncios