Parecía que iba a hacer bueno y salimos de casa temprano para dar un paseo, nos liamos y llegamos andando a Mérida. Muy guapo Mérida, tenéis que ir, hay muchas cosas interesantes de esas que salen en los libros de historia. Pero vamos a lo nuestro, que también hay bares y restaurantes.

De camino al Museo Nacional de Arte Romano en el centro de la ciudad nos percatamos de que la gente se arremolinaba a la puerta de un local muy grande. Y haciendo caso a vuestro cuñao que siempre nos dice que “Si hay muchos camiones aparcaos eso es que se come bien” la decisión fue entrar a echar un ojo.

Menú del día 13€, adelante los caballos.
Un garito moderno, con una barra grande y tres comedores. Un millón de camareros que nos atendieron bien y nos recomendaron mejor.
No os exageramos si os decimos que las posibilidades que ofrecía el menú del día eran una exageración. Más de cinco primeros, más de cinco segundos y más de cinco postres. Nos quedamos con las migas, el salmorejo, el arroz con panceta ibérica y el secreto ibérico a la brasa, de postre tarta de queso y tarta de la abuela.
No vamos a entrar en los pormenores de cada plato porque son recetas por todos conocidas. Como resumen bastará que os digamos que ninguno saca menos de un seis ni más de un ocho. Lo que nos queda claro es que dominan los arroces y las carnes a la parrilla casi a la perfección. Os dejamos las fotos porque con los ojos también se come y la presentación no estuvo nada mal.

Aquí vamos a hacer una pausa para que quede claro que queremos hacer una mención especial al vino.

¿Ya?

Pues venga:

Como seguro que sabéis, en el Capítulo 54 de la segunda parte de El Quijote y hablando de empinar una bota de vino se puede leer “cuando a Roma fueres, haz como vieres” y coño, en Roma no, pero estábamos en Mérida que viene a ser parecido. Así que pedimos algo de esa tierra.
Los Balancines, HUNO.
Añada 2013
Garnacha Tintorera, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Syrah.

dav
Los Balancines, HUNO.

Un vino de Mérida sencillamente acojonante. Un vino distinto e ilusionante que podéis encontrar desde 11€, algo más en carta. Dice el enólogo de El País Carlos Delgado que es “Goloso y cautivador, arrebuja el paladar con sus maduros, frutales y jugosos taninos“. Ni puñetera idea de qué es arrebujar pero es una palabra que nos encanta. Si arrebuja mucho, pues mejor.

Para ir terminando solo nos queda decir que los postres son caseros, que son enormes y dulces. Todo correcto. Un café y arreando que nosotros habíamos salido a dar un paseo, ahora nos quedaba la vuelta y hasta Gijón hay una tiradina.

 

dav
El garito en cuestión.
IMG-20160324-WA0018
No comáis jamón en Mérida.
IMG-20160324-WA0020
El vino que tenemos todos en casa.
dav
Salmorejo
dav
Arroz con panceta ibérica.
dav
Migas.
dav
Migas más de cerca.
dav
Secreto ibérico a la brasa.
dav
Tarta de queso.
dav
Tarta de la abuela.

Puntuación 8/10.

Brasería La Bodeguilla

C/ Moreno de Vargas, 2
06800  Mérida (Badajoz)

Tfno.: 924 318 854 691 309 212

Anuncios