Cómo dice uno de nuestros colaboradores: “Somos gente de chigre” y para dar fe de ello visitamos uno de los últimos supervivientes que van quedando en el emblemático barrio obrero del Natahoyo, en el mismísimo centro neurálgico de la industria naval gijonesa. 

La sidrería La Carreña se asienta en un edificio de principios del siglo XX. Entrar es retroceder un par de décadas o cuatro. Se trata de un local pequeño muy bien aprovechado, con todos los elementos típicos: pecera con marisco fresco, entre 8 y 10 mesas de madera desnuda, barra de bar enclaustrada en una de la paredes laterales con el botellero a la vista, repisas para posar los cacharros y las botellas de sidra mientras se escuchan cancios y discusiones acaloradas sobre fútbol , política y astilleros.

ENTRADA

Todo esto culminado con una decoración de marcado carácter marinero que no hace más que evidenciar que en esta sidrería se viene a comer producto del Mar.

BAR

En esta ocasión la comanda sería para tres. Nos dejamos llevar por las recomendaciones de Alejandro, uno de sus camareros. Zamburiñas, almejas, pulpo y pixín. Cada vez comemos menos porque estamos intentando entrar en el turbo para ir al Tostaderu a jugar a las palas el mes que viene.

Mientras esperábamos por los principales, nos salpicaron un pastel de cabracho cortesía de la casa. Y empezamos a achicar unos culetes. Por cierto, la sidra Trabanco.

Las primeras en llegar fueron las zamburiñas a la plancha (17 €) y las almejas a la sartén (19€), ambos platos bien y abundantes, para dar paso a continuación al pulpo a la gallega (16.50 €), un tentaculón que no cabía en el plato y que nos presentaron cortado con patatines en una especie de fuente.

– Alejandro, cuco, trae otras dos botelles de sidra.
– ¡Voy!”. 

Por último el Pixin a la plancha (25 €), el punto de cocina le había dado una textura jugosa y suave. Muy bueno. Ya los comimos mucho peor en sitios de más renombre.

-¡Alejandro!

Y como además de ser de chigre somos dulzones y previendo que al día siguiente nos íbamos a machacar en el gimnasio, ahora también nos apuntamos a Cossfit, allá que nos arrancamos con tres postres de la casa. Tarta de queso, arroz con leche y tarta de zanahoria. Solo deciros que estaban tan buenos que apenas nos dio tiempo a sacar una foto.
Queda pendiente otra visita para disfrutar del marisco de comer chupando los dedos. A ver si sacamos un hueco este verano entre las palas y el Crossfit.

Ya lo sabéis, dejaos recomendar por Alejandro, que todos los platos están deliciosos y sin duda saldrás satisfecho, bien servido y con ganas de repetir.

 

Puntuación 8/10.

Sidreria La Carreña

C/ Mariano Pola,72 Gijón

984 39 54 72

BAR2
Interior del Local
ZAMBURIÑAS
Zamburiñas
Almejas
Almejas
pulpo
Pulpo 
pixin
Pixin
postre
Tarta de Queso
Anuncios