Con la idea de darle cera al menú de cenas de invierno nos acercamos hasta Casa Trabanco  Con el casco minero y la luz encendida por si estaba la cosa muy oscura por Lavandera. Decir que nos dimos de hostias para decidir qué nos jalábamos, no suena muy fino y en este blog otra cosa no, pero somos de un fino que mete miedo. Así que diremos que nos decidimos por el menú Linares, que incluía el chuletón, después de un duelo a primera sangre digno de Juego de Tronos. Casco de minero y espadas, os podéis imaginar el panorama. 

IMG_8924

Por semana y sin reservar, a lo loco. Menos mal que la afluencia a Lavandera los días laborables por la noche no es muy alta. Con los primeros culetes de sidra Trabanco echados de manual por Nacho, siempre pendiente de que no nos faltase nada, llegaron los entrantes del menú Linares. Ya habíamos vendado las heridas del que había perdido el duelo. No hay herida que no mejore con sidra.

IMG_8927

Pastel de Casero de Invierno con tostas de pan a la brasa, una buena manera de comenzar la cena, el paté buenísimo, le dejamos a Nacho el caballo para bajar hasta la Camocha a por más pan, no dábamos abasto, no quisimos preguntar que llevaba el paté para no romper el encanto.

IMG_8936
Pastel casero de invierno con tostas de pan a la brasa

Crepes de langostinos con salsa de cigalitas y crujiente de puerros, buena ración con mucho relleno dentro del crepe, y las existencias de pan volvían a flaquear. Mamina, qué manera de mojar.

IMG_8939

Bien de sidra. El camarero con hielo en el hombro, tuvieron que llamar al llagar para reforzar el turno de noche.

IMG_8938

Y llegó el Chuleton de vaca con patatas fritas. Antes de nada sabéis que vamos a decir algo sobre las patatas. Pues sí, son como a nosotros nos gustan, caseras y de cazo, todo un lujazo. Tras zurrarnos un par de bocadillos de patatas cada uno arrancamos con el chuletón del cual solo comentaremos que miraron debajo de la mesa por si habíamos tirado el hueso al retirar los platos.

– Echa otru culín, Nacho gallu, que esto marcha… y vamos a por el postre.

Una Copa de crema de queso y coulis de mango y helado de manzana asada, frescos y fáciles de comer que se agradecieron con la panzada que llevábamos.

Un par de culetes más para cambiar el sabor en boca y salimos a por el coche. Aunque pensándolo mejor antes de meter la llave decidimos echar a rodar sin parar hasta la escalera 11 de la playa de San Lorenzo. Un trayecto mucho más agradecido así que bajando motorizados, por lo guapa que estaba la noche y porque si nos hubiese parado la policía para soplar es fácil que hubiese explotado el alcoholímetro. Sabéis que somos gente responsable.

Otro día aprovechando que subimos a por el coche os comentaremos la carta, que es muy amplia y cambia con la temporada. También os recomendamos en verano que os deis una vuelta por la terraza a tomar un algo, porque se está de lujo.

Puntuación 8.5/10.
Restaurante – Llagar Casa Trabanco
Carretera de Lavandera, N. 3255 
33350GijónAsturias
985 136 462

IMG_8925IMG_8926IMG_8935IMG_8937IMG_8943IMG_8944
IMG_8949

Anuncios