Como somos unos instagramers (o como se diga) de la hostia, no dejó de llamarnos la atención el otro día que nuestro crítico gastronómico de cabecera, Ruben Galdón no dejéis de visitar su web porque mola muy duramente, hacía mención y citamos textualmente a un “nuevo sitiazo” en Gijón: El Distinto.
Así que claro, tuvimos que ir.

Abierto desde hace menos de dos meses está en la calle San Antonio muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento. Se trata del local del antiguo Las Cortes aunque totalmente reformado y con un aire mucho más moderno. Un comedor pequeño y una barra grande. Todo muy a la última moda. Nosotros que somos de entrar en los bares como cuando los galos de Asterix bajaban a zurrar a los romanos tuvimos que ponernos serios y aparentar ser gente normal.

De mano unas cañas en la barra que nos hicieron disfrutar acompañadas de una suerte de pinchos de diseño que aunque pequeños estaban bastante bien. Nachos con guacamole o unas pequeñas empanadillas, todo de rechupete.

Después a la mesa. Pequeña y coqueta. Se echa de menos mesonas grandonas donde poder revolverte con comodidad, pero hay que aprovechar el espacio a tope, y en este caso en particular el espacio es poco. De todos modos es lo suficiente como para pegarte un homenaje siempre y cuando no saques mucho codo.

Nos alicatamos dos botellas de vino, una de blanco De Beroz Esencia de Gewürztraminer 2014 y una de tinto Enrique Mendoza Pinot Noir 2013. Para no hacer la publicación muy pesada únicamente os comentaremos tipo telegrama que el blanco estaba cojonudo y el tinto ya tal. Sí que nos gustó mucho la selección de vinos en la carta, con cosas nuevas y distintas, aplicando el concepto del nombre del local a la perfección. El precio de las dos botellas rondaba los 15€, un precio justo.

Nos sirvieron un aperitivo para hacer más amena la espera por los platos que no solo nos gustó mucho sino que nos sorprendió e hizo que centráramos la conversación en temas gastronómicos.

4
Aperitivo – Boquerón con alga y gelatina de frutos rojos

A partir de aquí le dimos duro al Tataki de atún rojo, al Sushi (fuera de carta), a las Gyozas, a las Causas y al Gua Bao. Todo más que bien aunque merece una mención especial el Tataki de atún rojo que nos flipó. También nos gustó mucho el Gua Bao de presa ibérica, nos gustó más que el de el Quinto, pero de eso ya hablaremos más en profundidad otro día. (Guiño, guiño, codazo, codazo).

6
Tataki de atún rojo, con alga wakame y salsa ponzu
5
Sushi
7
Gyozas de confit de pato y verduritas
8
Causas Limeñas
9
Gua Bao de presa ibérica con jengibre y salsa hoisin
10
Gua Bao de presa ibérica con jengibre y salsa hoisin

Teniendo en cuenta que últimamente están abriendo bares a cascoporro donde poder comer Sushi y no siempre de calidad, es de agradecer que nos lo ofreciesen fuera de carta y que fuese de una calidad tan alta. Nos encantó hasta el punto del arroz. Nos estamos volviendo unos blandos. Tenemos que ir a algún chigre que huela aceituzu a comer alguna gochada potente para remediar esta sensación tan extraña.

Os podríamos estar describiendo pormenorizadamente durante horas todos los platos, pero en esta ocasión y debido a la cantidad de cosas que probamos casi mejor que vayáis y los disfrutéis vosotros mismos. Creemos también que las imágenes hablan por sí mismas. No encontramos en los platos que nos sirvieron ninguna pega a la que agarrarnos para pegar una rajada aquí. Eso no quita para comentaros que el servicio en mesa debería mejorar, aunque tratándose de un local orientado al tapeo con un punto de modernez es el rollo que estamos encontrándonos en todas las nuevas aperturas. Habrá que ir adaptándose a que te coloquen los platos unos encima de los otros en la mesa y que las botellas de vino nos las pongan en una silla o que el camarero te deje con la palabra en la boca para ir a preguntar porque no domina bien lo que está vendiendo. No somos tan estirados como para no poder soportarlo.

Por último os dejamos la imagen del soplete con el postre que fue digno de hacer un post aparte. El chocolate blanco mezclado con las fresas del helado y la galleta triturada nos llenó la boca de cosas buenas.

vid1

La valoración final es que merece la pena pasarse por ahí cuando tengáis intención de comer algo informal sin muchas pretensiones. Toda la cena y no fue poco nos salió por 100€ cuatro comensales.

Puntuación 7/10

El Distinto
Calle San Antonio, 1. Gijón
984 28 32 20

 

Os dejamos la carta con los precios.

1
Carta

2

3

 

Anuncios