Nos levantamos ociosos este domingo y nos escapamos a ver qué es lo que se cuece en  Villaviciosa. ¿Lo pilláis? ¿A ver qué es lo que se cuece? ¿Eh? ¿Sí? Es gracioso porque es verdad, fuimos a comer. Muy locamente sin reservar en ningún sitio nos plantamos en la Plaza del Huevo (Plaza´l Güevu) y nos pusimos a mirar en Tripadvisor a ver dónde nos podíamos meter que nos dieran algo que echarnos a la boca. Recorridos unos 35 locales sin conseguir que nos dejaran sentarnos en ninguno finalmente nos hicimos fuertes con una botella de sidra en La Ballera, y nos confirmaron que sí, que justo les había quedado una mesa libre de casualidad. Rápidamente nos sentaron y nos dieron las cartas. El menú del día no nos convenció demasiado así que aprovechamos para pedir una de sus especialidades, ñocla (buey de mar) a la plancha precedida de unas raciones para ir haciendo boca.
Una sidrería de toda la vida, parece que el tiempo no ha pasado por ella. Al abrir la puerta y entrar te trasladas 20 0 30 años atrás, una delicia para los amantes de la sidra. La barra abarrotada de clientes tomando unos culetes y las mesas llenas de gente picando. Un clásico de la Villa. Alguien nos había comentado que es la sidrería que vende mayor cantidad de sidra escanciada, nos lo podemos creer fácilmente.

De primero nos decantamos por un chorizo de jabali (6€). Muy bueno, pero no  sabríamos decir si fue porque teníamos más hambre que el perro del afilador o porque realmente es un chorizo fantástico. Tendremos que ir otro día  e intentar no comerlo a puñados para saborearlo como se merece.

Luego unos calamares frescos (12€), lo mejor de la ración es que era bastante abundante, porque por la preparación, unos calamares sin ningún tipo de historia, hasta nos agradecieron que les echáramos limón.

Tenían Llampares (10€) somos fan así que tuvimos antojo y pedimos una ración al ajillo. Estaban muy bien, la ración muy abundante daba para repetir varias veces. Las llamparas eran buenas. Una especie de llampares en salsa verde con mucho ajo, similar a como las preparan en otros sitios pero no exactamente igual, solo se le podría achacar el fallo de que no nos las presentaron en cazuela de barro. Mojamos siete barras de pan.

Llego la hora de la ñocla a la plancha (16€). Nos la habían recomendado unos amigos que encontramos allí en la sidrería. Un buen ejemplar de un kilo y medio aproximadamente. Dimos cuenta de él rápidamente. Espectacularmente preparada con el mérito que tiene esta elaboración que no es muy habitual y que depende mucho del buen hacer del responsable de la plancha. En esta ocasión perfecta y con un buen saborón a plancha, 100% recomendable.

Para pasar todo esto, bebimos sidra Roza, actual ganadora del Festival de la Sidra de Nava 2015 y también el Concurso Regional de Sidra Natural en septiembre del pasado año. Nos la trajeron directamente, y luego nos percatamos de que en otras mesas tenían Trabanco Selección, nuestra sidra preferida, quizás de habérnosla ofrecido hubiese sido lo que hubiésemos escogido, de todos modos Roza estaba suficientemente buena, sus premios no se puede decir que no son merecidos. Y finalmente comentar que lo mejor es que te la escancian en la mesa, cosa  que es de agradecer porque cada vez quedan menos sidrerías que lo hagan. Nos están invadiendo los escanciadores eléctricos y no es lo mismo.

En resumen, una buena opción para ir a picar algo si eres muy amante de la sidra, porque la tratan y la echan por el libro. No esperes poder enfrentarte a ningún plato de Nouvelle cuisine, pero quedarás satisfecho. Por último recordad que la ropa cogerá ese olorín típico a chigrón y que de no pasar inmediatamente por la lavadora te acompañará a donde quiera que vayas.

Puntuación 6.5/10.
Sidreria La Ballera
Calle General  Campomanes, 15
Villaviciosa
985 89 00 09
Mesa Sidreria La Ballera
Carta Entradas y Revueltos
Carta Pimientos y Pescados
Carta Carnes y Quesos
Nocla a la plancha
Llampares al Ajillo

 

Anuncios